miércoles, 29 de agosto de 2012

Lee Jun-fan

Es muy fácil hablar sobre alguien y decir que le admiras, porque al final no tienes que argumentar nada pues ya lo hizo esa persona. Pero no por ello hay que dejar de hacerlo. Bruce Lee es una de esas personas a las que admiro muchísimo. Alguien del que hoy día hasta las personas más viejas, sabias y tozudas pueden aprender.

Siempre me gusta recordar y recalca una y otra vez que, ante todo, Bruce fue filosofo. Y esto no lo digo porque esté flipado por él y me apasionen sus metodologías, no, sino porque realmente estudió filosofía. Pero sí, estoy flipado por él y me apasiona su metodología. Para qué negarlo.

Bruce Lee extrapoló la filosofía a todo los campos, incluido al de las Artes Marciales. Y ahora es cuando alguien puede decir “pero, si él comenzó a entrenar desde pequeño”. Sí, a los 10 años si creo recordar bien. Además, tuvo la gran suerte de entrenar con uno de los mejores maestros: Yip Man. Y a todo esto… ¿por qué decía entonces que ante todo era filosofo? Porque filosofo se nace, no se hace. O bueno, vale, también se hace, pero ¿a que ha quedado bien usar esa frase? Es muy típica, pero me da igual.

Bruce desde chico tenía una personalidad muy inquieta y curiosa, algo que en su futuro le hizo un bien enorme.

Pensándolo bien, ahora mismo no quiero hablar sobre él. Solo escribía este post para recordar algo. Ya escribiré más adelante más extensamente sobre él, su metodología y su filosofía. Recordáis el anuncio de coche en el que él apareció ¿verdad? Fue el anuncio más productivo de ése año haciéndole ganar grandes sumas de dinero a la empresa de automóviles e incluso llegó a perdurar en los años siguientes. Os voy a dejar lo que decía en el anuncio:

“Empty your mind, be formless, shapeless – like water. Now you put water into a cup, it becomes the cup, you put water into a bottle, it becomes the bottle, you put it in a teapot, it becomes the teapot. Now water can flow or it can crash. Be water, my friend”.

En español y con una frase final añadida:

“Vacía tu mente, se amorfo, moldeable, como el agua. Si pones agua en una taza, se convierte en la taza, si pones agua en una botella se convierte en la botella, si la pones en una tetera se convierte en la tetera. El agua puede fluir o puede aplastar. Sé como el agua. Amigo mío, el agua que corre nunca se estanca, así es que hay que seguir fluyendo”.

Ahora te pediría que reflexionases sobre ello. Pero me veo en la necesidad de hablar al menos un poco sobre ello. Es algo que realmente me gusta.

En una película, Bruce está a punto de comenzar una lucha (cómo no) y de repente se detienen. El típico momento de película asiática de Kung Fu en el que los dos se miran. Su rival le muestra dos palos con los que les va a atacar, son duros. Entonces Bruce coge una caña de bambú, la caña no es muy gorda, por lo que no se romperá, tampoco es muy fina, por lo que no se doblará en exceso. Está justamente en el medio, es dura, pero flexible. Puede golpear y no romperse, puede moldearse y no romperse. Esta escena pasa muy desapercibida en la película, pero es muy importante.

 

Las voces (gritos, mejor dicho) son atroces debido al doblaje al español, y la escena del bambú está algo recortada, pero vale para seguir explicando.

Lo que quería hacernos ver Bruce con el ejemplo del agua es que nada es fijo, todo está en continuo cambio (ohh, mi gran devenir. ¿Qué haría la filosofía sin el devenir excepto convertirse en religión?) Si te aferras a algo o intentas ser estático, el cambio te arrasará. Sin embargo, si fluyes con el cambio, nada podrá contigo.

Ahora sí que lo dejo aquí y me gustaría que seáis vosotros mismos los que saquéis vuestras propias conclusiones. Bruce es uno de los grandes que no deben de tomarse a la ligera. También aprovecho para dedicarles este post a todos los practicantes de Artes Marciales y amigos del devenir.

And now remember… you can flow or can crash. Be water, my friend.





martes, 28 de agosto de 2012

Spiders

“La vida sin música sería un error” dijo Nietzsche. Y no lo dijo por decir, sino que realmente sentía que la música era una parte importante de la vida.

La evolución que ha ido teniendo la música siempre ha sido rápida y variada, sobre todo en estos últimos tiempos donde la variedad es enorme. En los comienzos, la música era algo mágico; se usaba para “hacer magia”, siempre ha estado del lado de lo espiritual, pero conforme pasaba el tiempo la música comenzaba a jugar otro papel en nuestras vidas.

El marco actual es tan amplio que la música podría definir nuestra personalidad, podría cambiar nuestro estado anímico o incluso ayudarnos a mantenernos en algún estado. Un ejemplo de esto último es la danza, donde se necesita un cierto tipo de música para poder danzar, o las películas, donde usan la música para inducir tu estado. La música será diferente si te va a dar un susto, si muere un personaje o si hay una escena erótica.

¿Para mí? Para mí la vida sin música sería un error… sí. Son pocos los instrumentos que toco y me gustarían que fuesen más, pero la verdad es que hago tantísimas cosas que no me da tiempo a más. La música no es solo para escucharla sino que también necesita ser creada, pues quien no crea no siente la música como debería.

Esta vez, la música me ha ayudado a algo más que a pasar el tiempo. Sobra decir por qué. Cada estilo de música, cada letra, cada ritmo, cada instrumento es único. Sin duda alguna os recomiendo la música como ayuda.

Ahora, estoy ampliando toda forma de expresarme (al fin y al cabo, el arte no es más que expresarte). Ya no me vale solamente escribir o tocar un instrumento, sino que estoy probando nuevas cosas. Una de ellas es expresarme mediante los videos. Si eres una de las personas que me conoce de cerca, sabes de sobra las de video que he hecho, pero esta vez no busco simplemente la edición de videos sino algo más, aun que es algo bastante complicado pues los programas para ello son… bastante “profesionales”. Pero bueno, con tiempo todo se puede. Por ahora dejo un video aquí sobre un tema que me gusta muchísimo, la verdad. Espero que al menos os guste la canción, porque vale muchísimo la pena.







lunes, 20 de agosto de 2012

La juventud en decadencia y el arte de la filosofía.

Pues bien, al fin escribiré algo que siempre he querido hacer. Ha llegado la hora de llamar incompetente e ignorante a todo el mundo. Siento mucho explayarme, pero es necesario.




La canción que acabo de colgar es de un grupo de metal cristiano (P.O.D.). El mensaje que da en esta canción es el de la juventud perdida por ir por “el mal camino”. Habiendo dicho que son cristianos, sobra seguir explicando. Éste es un grupo que sigo desde hace muchos años, a pesar de estar totalmente en contra de cualquier religión, pero el arte de la música va más allá de las creencias o ideologías.

Al igual que P.O.D. yo también creo que tenemos una juventud perdida. Pero peor aún, una juventud, y una adolescencia, y una “madurez”, y una vejez…

Puede sonar catastrofista, de hecho lo es, pero veo que es así. Cuando era chico, siempre veía a la gente que era adolescente y pensaba que eran grandes personas, pero cuando fui adolescente me di cuenta de que no era así, sino más bien todo lo contrario. Pero veía siempre a la gente un poco más mayor y pensaba que ellos se salvaban, pero siempre me daba cuenta cuando llegaba a esas edades. De ahí, pase a confiar en la juventud. Universitarios, estudiantes en general o trabajadores. En general, gente joven que ya ha pasado su época de adolescencia y ha vivido bastante.

Cuando pase la adolescencia y pase a ser simplemente un “joven” me di cuenta de que también era mentira. TODO en este mundo al final te das cuenta que es una mentira…

Al tener relación con la juventud, te das cuenta que es una autentica mierda. ‘Tetas, pollas, sexo y alcohol’ siguen siendo los temas de conversación o aficiones de todos. ¿Dónde está el tiempo para la cultura? Vayas donde vayas todos son iguales. Y perdón por generalizar… no estoy diciendo que el cien por cien sean iguales y que yo sea un ser superior. Lo que sucede es que el mundo que imagine de chico es mentira. No hay lugar para la reflexión y el debate sano.

Me da mucha pena que la filosofía haya pasado a un plano oculto. Ojala pudiese decir que ha pasado al menos a un segundo plano, pero ni eso.

Y lo peor de todo es que me he dado cuenta que la incultura no se queda en la juventud, sino que se arrastra hasta la muerte. A mi edad he tenido relaciones de cerca también con personas mayores, muy mayores, y he visto que la cosa sigue igual.

¿Por qué sucede esto?

Hay varias razones. La culpa se la podemos echar al sistema, y con ello NO me quiero referir a políticos ni nada. Cuando se habla de sistema, pensamos en políticos y política en general, pero con sistema me refiero a todas las conexiones, formas e interacciones que tiene nuestra sociedad. En su mayoría están mal. Al decir que la culpa es del sistema, me refiero a que la culpa es NUESTRA.

Hemos creado un sistema muy imperfecto y encima lo cuidamos como si fuese algo divino. Os pondré un ejemplo… ¿Cómo sentís que una persona está realizada? Cuando ha llevado sus obligaciones lo mejor posible. Una persona estudia, se saca una carrera, un trabajo y ya decimos que es una persona realizada. ¡¡Que grandiosa mentira!! Esa persona lo que ha hecho es perder su vida. Sólo hay que seguir los pasos de un grande de los análisis, hay que mirar el pasado y preguntar “por qué”. ¿Os habéis preguntado cómo eran los estudiosos de la antigüedad? Vamos a desglosarlo:

En un comienzo, y me refiero a un comienzo muy lejano, el conocimiento era llamado filosofía. Las grandes personas, eran grandes filósofos. Con el paso del tiempo, había personas que se iban interesando cada vez por temas más concretos como por ejemplo la filosofía del cuerpo humano, o la filosofía de los seres vivos, o de la geometría. Así, poco a poco, fueron naciendo todas sus vertientes, que no son ni más ni menos que las matemáticas, la biología, la química, la física… Todos ellos no son más que los hijos de la filosofía. Esto hasta hace poco se sabía, por ello teníamos a personas que eran físicos, químicos y “filósofos” a la vez. Copérnico fue físico, matemático, astrónomo y un buen filósofo. Galileo también pertenecía a los mismos campos. Pero no hace falta irse tan lejos, porque aquí tenemos a Albert Einstein… físico y filósofo… interesado en temas de teología que, aun habiendo nacido judío nunca se pronunció por ninguna religión.

Hoy en día, una persona hace una carrera y cree estar haciendo una gran labor, cuando en realidad está perdiendo bastante el tiempo. No por la carrera en sí, que en realidad es positivo, sino porque se olvida de lo más importante: vivir.

Varias personas, filósofos además, están cansadas de repetirnos eso de para qué hace falta ir tan rápido, estudiar tanto y trabajar tanto para ganar tanto tiempo si al final no tienes tiempo ni para disfrutarlo. Seguimos con el pensamiento sistemático de que debemos de hacer lo mismo que los demás y lo que nos exigen para estar realizados. ¿Para qué quiero una carrera si mientras tanto voy a estar bajo un techo PERDIENDO TIEMPO de MI VIDA? ¿Para qué quiero trabajar tanto si al final voy a llegar a casa y me voy a acostar para rendir al día siguiente lo máximo en el trabajo y NO voy a disfrutar de lo que gano?

La gran mentira de ‘los beneficios’. Dicen que debemos de trabajar para tener, pero luego nos dan tan poco que nos provoca la NECESIDAD de tener que trabajar más para ganar más, cuando en realidad siempre nos van a dar lo mínimo para que trabajemos más y más y no podamos gastarlo más que en mantener nuestras vidas.

Hace poco escuche algo gracioso, no lo he contrastado pero sirve bien de ejemplo el cuento para explicar esto. Hipercor ingresa el dinero a sus trabajadores en una cuenta que ellos mismos les crea con una tarjeta suya, además les hacen descuentos en sus productos por trabajar con ellos. Lo que provoca que al terminar de trabajar, todos compren allí antes de ir a casa. ¿Qué ocurre? Al final no hay “descuentos”, pues los vuelven a ingresar cuando sus trabajadores compran allí.

AHORA, DEJEMONOS DE TONTERÍA Y VAYAMOS AL TEMA.

¿De qué sirve una vida si no la vivimos? ¿De qué sirve una vida si hacemos lo que los demás quieren? ¿De qué sirve una vida si la ignoramos? Me siento con la necesidad de hablar con todo el mundo y aprender cosas nuevas, pero me encuentro con la barrera de que la gente no quiere. Cuando salgo de “fiesta” no bebo, simplemente me gusta pasar un buen rato con mis amigos, pero me gustaría pasar todo ese tiempo hablando sobre cosas nuevas, reflexionando y debatiendo. Prefiero mil veces una noche “aburrida” sin música fuerte, sin gente, sin luces, a solas con una o varias personas haciendo eso mientras estamos sentados en el suelo que a estar en un bar rodeado de gente que no hace nada, alcohol y dejadez.

Ayer estuve en otra ciudad en una fiesta. Típico campo con piscinas, mucho alcohol y muchas calientapollas. Mentiría si dijese que no me lo pasé “bien”, pues fue una fiesta. Pero eche de menos alguien con quien hablar y de sobra a gente con ganas de follar. La cosa hubiese estado mucho mejor si la gente hablase sobre cosas interesantes, en vez de “cuál es tu Tuenti”. Sé que en una fiesta no se va a filosofar, vale, pero creo que ya estamos entrando en una decadencia muy grande.

Resumiendo, vemos a adolescentes sumisos a modas, jóvenes sumisos al sexo y adultos que se creen maduros por tener una casa o un hijo… todo realmente penoso.

Veo una sociedad utópica, pero la veo, y la quiero así. Por eso siempre he tenido un proyecto en mente que desde hace pocos días estoy pensando llevar a cabo. No sé cómo… pero lo haré. Pensé en montar una mesa en medio de la calle, dos sillas, un cartel, y esperar a que alguien se quiera sentar a hablar. ¿Os imagináis? Vais por la calle y veis una mesa con un cartel que pone “¿Dónde vas con tanta prisa? Piénsalo” y al lado alguien sentado esperándote. El problema de ello es que es algo muy localizado, y no se puede extender. ¿Una web entonces? La gente en internet se comporta de otra forma y sólo hace expresarse de forma más ignorante.

¡¿Qué hacer?! No lo sé, pero ésta sociedad necesita una cura, y yo NO la tengo, pero quiero moverme por solucionarlo. No me vale quedarme sentado pensando en el dinero que ganaré, ni en un bar bebiendo mierda, ni nada por el estilo.

Me encantó lo que dijo Krishnamurti: "No es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma"… pero ¡qué gran verdad!

Siempre he sido tratado, y de hecho he sido, el bicho raro, y NO con eso (vuelvo a repetir) quiero decir que sea más que los demás, pues pienso que nadie es más sino que simplemente es diferente. Pero es totalmente cierto que tengo pensamientos que aun nadie ha sido capaz de aceptarlos. Yo, al ser yo… obviamente, pienso que estos pensamientos van un paso por delante, pero solo lo creo, no lo sé en realidad. Necesitaría hablarlo con personas… que no están dispuestas. El sexo y el alcohol atraen más.

People need more philosofy.

Ahora es un buen momento para comenzar. Momento en el que tengo varias reflexiones y preocupaciones internas… ¿Por qué no?

Sólo os digo que os dejéis de tanto opio. No más alcohol, no más fiestas sin sentido, no más TV, no más mentiras… piensa por ti, descubre, analiza, crea… y bien venidos al arte de la filosofía.

Salud.




Recomendaciones:

Korn - Evolution: http://www.youtube.com/watch?v=CRvf4HzZx0g

Idiocracia (pelicula): http://www.filmaffinity.com/es/film798386.html

¡Y filosofar! No lo veas como algo oscuro. Viajar es filosofía, hablar es filosofía, conocer es filosofía. ¡Adelante!



viernes, 17 de agosto de 2012

Vacío

¿Bebes agua? ¿Sabes diferenciarlas? Si es así, entonces entenderás cuando te digo que cada botella tiene su agua.

Cuando se compra una botella de agua, no para todos significa lo mismo. Algunos sólo piensan en beber y acabar. Sin embargo, la cosa, para otros, va más allá. Has comprado una botella con unas formas perfectas para su uso y con un agua que debes disfrutar. Si de verdad sabes la diferencia sabrás por qué compras el agua en vez de beber del grifo.

Cuando tienes el agua, lo mejor que puedes hacer es disfrutar de cada gota. Hacer como un árbol y que hasta la parte más pequeña recorra la última curva de tu cuerpo. Aprovecharla al máximo y en cada momento, pues lo bueno del agua es que no hace falta tener sed para disfrutar de ella.

Pero… ¿qué pasa cuando el agua se acaba? ¿Tiramos la botella sin más? Se puede volver a rellenar con agua del grifo, pero tú entiendes de agua, y sabes que esa no es la que quieres. Hay mucha agua en el mundo y la puedes conseguir de muchas formas, sin embargo, ningún agua es como la de aquella botella…

Cuando un envase contiene un producto que no es suyo, éste se siente vacío. Lo que hacen muchos es tirar el envase o rellenarlo, pero pienso que, como buen catador de agua, esa botella no debe de sentirse vacía. Mete la botella en una mochila, sube la mochila a tu espalda y dirígete al manantial donde provenía aquella agua. Si de verdad lo entiendes, lo harás.

Cada persona tiene su gusto. Algunos vamos a buscar al manantial a buscar agua, otros van a una viña a buscar las uvas para su vino, otros al mejor bosque a buscar su madera… pero quien entiende y sabe diferenciar, sabe escoger y dónde ir.

A veces cometemos el error de no demostrar que disfrutas lo suficiente del agua. A veces, las botellas son tan grandes y dan tanto agua que te acostumbras a ella y no le demuestras que es el mejor agua y que por eso la has escogido. A veces… uno se da cuenta tarde y se ha bebido el agua sin quizás demostrarle suficientemente lo importante que es esa agua. Y a veces… alguien ha podido rellenar esa botella con algún otro agua. Tú, como buen catador, sabes que el agua no se desperdicia por muy mala que sea, así que esperarás a que esa agua se acabe. Entonces, y sólo entonces, llegó el momento de meterla en tu mochila, subirla a tu espalda, e ir a buscar el manantial para darle su agua.

Que ninguna botella se sienta vacía...







lunes, 13 de agosto de 2012

sábado, 11 de agosto de 2012

Lluvia de estrellas, pide magia.


Hoy comienza una lluvia de estrellas cuyo auge será mañana, día 12. ‘Las Perseidas’ es el nombre que reciben…

Odio cuando la gente mira a las estrellas esperando que aparezca una estrella fugaz para pedir un deseo. La superstición es la esperanza de los ignorantes. Mirar a las estrellas es un arte, y hoy llevare a cabo la práctica de tal.

Lo primero que hay que saber es que ver una lluvia de estrellas es similar a ver un televisor: a más calidad visual, más satisfacción. Para ello, hay que saber dónde y cuándo. Mi corta experiencia en esto me ha enseñado dos cosas. Lo primero es que cualquier poblado es mal compañero. No basta con salir de la ciudad, hay que irse lejos y sin que, por error, termines cerca de otro poblado que no conozcas. Ciudades, pueblos, comarcas… siempre lejos. Eso lo sabemos todo, o al menos la mayoría. Pero ahora viene el gran truco… ¿Cuándo?

La gente piensa que hay que verlo de noche. Que a más tarde mejor se verá, pero no cuentan con algo, y es que no solo el sol es un enemigo de las estrellas, sino también la luna. Depende de en qué franja estacional nos encontremos, pero actualmente el sol se habrá ido bien sobre las 22h. El problema es que pronto saldrá la luna y también lanzará luz. ¿Para qué irte lejos de tu ciudad si vas a tener a la luna?

Cuando he ido de senderismo siempre me he quedado por las noches observando el cielo. Me encanta ver las estrellas y observar la luna, pero ésta tarda en salir, y siempre que se va de senderismo hay que acostarse temprano para levantarte de la mano del sol y tener energías. Por ello sé que la luna suele salir sobre las 2h aproximadamente.

Es decir, debemos de irnos a un lugar lejano de la luz y en una franja horaria comprendida entre las 22h y las 2h. Aun así, las 22h sigue siendo muy temprano, pero asi aprovecharás al máximo todo el tiempo. Además, el momento cumbre de Las Perseidas será el dia 12 durante el día, con lo cual eso significa que mañana a las 22h deberé estar preparado para ver el mayor número de estrellas por hora, pues cada vez pasaran menos.

¿El momento mágico? El momento mágico son el significado que te explica la ciencia y que podrás ver en directo, además del que cada uno le da de por sí. La última vez que Las Perseidas pasaron de forma fuerte por nuestra atmosfera fue en el año de mi nacimiento, con lo cual veré el mismo polvo que hace 20 años pasos por nuestro cielo y me saludó en mi nacimiento.

Lo mágico de éste fenómeno es que el efecto visual que vemos es producido por granos de polvo más chicos que los granos de arena. Están en la superficie de cometas que, al pasar cerca del núcleo de nuestro sistema solar, se desprenden de éstos y se quedan orbitando expuestos a cualquier otro cuerpo. En éste caso, nuestro planeta. Cuando tienen contacto con nuestra atmosfera se produce una ionización y… voilá, una estrella fugaz. En otros casos, no hablamos de polvo, sino de cuerpos algo mayores que andaban sin rumbo por el espacio y se encontraron con nosotros. Algunos incluso ni se llegan a deshacer y llegar hasta nuestra superficie.

¿Más magia? Pues sí, y es que estos cuerpos contienen hielo. ¡HIELO! A veces pienso que somos tontos. Buscamos agua en otros planetas para ver si hay vida, y sin embargo la encontramos alrededor de nuestro planeta. Obviamente se encuentran en estado sólido y no vale… pero ese hielo proviene de algún lugar. Algún lugar que tenía agua. Sólo hay que pensar dos minutos más en esto para ver lo que significa.

Sin duda alguna, ésta noche no voy a pedir ningún deseo, pero sin embargo veré magia. Aun así, aun que no pida ningún deseo, tal circunstancia me recuerda que hay cosas que quiero conseguir… será un momento perfecto para reflexionar sobre algunas cosas.

Salud y magia, amigos.







Buena luna


Conozco a una persona con la que no suelo hablar mucho. Es compañero de lucha. Ésta persona cada noche se despide con una frase que siempre me marca: Buena Luna. Éste compañero está pasando por ciertas dificultades personales por lo que se puede ver, con lo cual cada noche que se despide noto esa frase llena de energía.

Además, la luna siempre ha sido un ente al cual he tenido gran admiración. Siempre está ahí, mostrándonos su rostro. Tan cerca pero tan lejos… me encanta. De cierta forma, su forma de despedirse no es común, pues no dice ni buenas noches ni nada por el estilo, sino simplemente “Buena Luna”.

Hoy me siento con una energía extraña, y me veo obligado a despedirme con esa frase. ¿Por qué? Pues… por diferentes motivos. El principal es porque hace más de un año la persona que más he admirado y yo rompimos un lazo que teníamos, y porque hace medio año que no sé absolutamente nada de ésta persona. Por otro lado, hoy es viernes. Normalmente siempre voy buscando a mis amigos de siempre y planeo algo para hacer, pero es molesto ver que cuando uno no tiene la iniciativa apenas eres percibido.

Mi vida es de las más públicas que puede haber; no tengo nada que ocultar, así que todo el mundo sabe los pasos que doy. Pero también es molesto cuando notas que ciertas personas vigilan tus pasos. ¿Para qué? Pues no lo sé ¿Para que otras personas no se encuentren conmigo, quizás?

DUELE. Duele que diferentes tipos de compañías (“amigos”) no se acuerden de ti. Duele que ciertas personas vigilen tus pasos. Y duele que la persona por quien lo darías todo solo te evite y te ignore… solo de pronunciarlo y pensarlo, duele más aún. Y sin quererlo pero de forma inevitable me pregunto: ¿Dónde está esa persona que te decía querer tanto? ¿Con nuevas compañías? A estas horas… ¿bebiendo? O a saber qué…

Sea lo que sea, parece ser que la “inmadurez” de la gente hace que no sean capaces de resolver problemas. Es mejor hacer borrón y cuenta nueva. ¿Los demás? Parece ser que los demás no importan. Es mejor ser egocéntrico y sólo procurar por el pacer propio argumentándolo con “me lo merezco” o cosas así. Si de verdad alguien fuese capaz de ponerse en mi situación actual por unos simples segundos… sabría que no todo es tan bonito como lo pintan. Conozco a más de un gilipollas que en mi situación habría pensado en más de una tontería, pero si de algo puedo estar orgulloso es de tener una buena filosofía de vida… “La vida”, ese gran regalo…

Sí. Mi futuro cercano es incierto y una autentica mierda… pero estoy vivo, con ello me conformo. Mientras, seguiré esperando como un tonto más y más y más tiempo a ver si recibo alguna respuesta…

“El noble arte de cómo comunicarte con alguien sin molestarle e intentar recibir una respuesta”. Desde luego, si consigo solucionar esta mierda, escribiré un libro con ése título. Sé que he escrito con mucho pesimismo y brutalidad… pero la inquietud de la espera y el agotamiento de los intentos a veces me llevan a la locura. Creo que tengo derecho de ser entendido de vez en cuando, aun que sea sólo por una vez. Ahora, iré a dormir cargando a mis espaldas con esas ‘esperas’ y ‘energías’…


Buena luna.






sábado, 4 de agosto de 2012

¿Os gustan las matemáticas?


¿Os gustan las matemáticas? Tengo un problema que no sé solucionar. Quizás hasta me podéis ayudar.

Tenemos dos factores, X e Y, que representan cada una a una radio diferente. Hace mucho tiempo conseguí una formula con la cual podía hallar los dos, así que estuve mucho tiempo usando esa fórmula, hasta que un día me di cuenta de que la formula estaba mal; sólo funcionaba en ciertas circunstancias, pero en otras daba error.

Desde entonces ando buscando la fórmula para hallar cada factor y que de esta forma las radios se pudiesen comunicar, pero siempre fallo en la Y. Si seguimos la historia que nos muestra el enunciado, podríamos decir que X manda señales a Y pero Y no responde, con lo cual la comunicación falla.

He intentado todas las fórmulas posibles, pero ninguna funciona. Ya este problema llega a desesperar y, como siempre, no voy a parar de intentar diferentes formulas hasta que X e Y estén comunicados.

En mis formulas, X siempre manda la señal, pero luego no soy incapaz de saber si Y las recibe o simplemente las ignora. Las matemáticas son perfectas, así que tarde o temprano daré con la formula correcta. Mientras, no queda otra que insistir una y otra vez hasta la saciedad.

¿Sabrías decir alguna fórmula? Parece ser que a mí esto de las matemáticas no se me da muy bien…